viernes, 26 de febrero de 2010

Melgar de Arriba impide participar a la Plataforma Anticementerio Nuclear en un acto público informativo sobre el ATC

COMUNICADO DE PRENSA

26 de febrero de 2010

MELGAR DE ARRIBA IMPIDE PARTICIPAR A LA PLATAFORMA ANTICEMENTERIO NUCLEAR EN UN ACTO PÚBLICO INFORMATIVO SOBRE EL ATC

El ayuntamiento veta a la plataforma su participación para controlar la información sobre el cementerio nuclear que recibirán los habitantes del municipio vallisoletano

Valladolid.- Debido a la movilización de la Tierra de Campos contra el cementerio nuclear, el alcalde de Melgar de Arriba, Óscar Fernández, ha convocado una reunión con sus vecinos para explicar los motivos que llevaron al Ayuntamiento a presentar a su pueblo como candidato al ATC. En esa reunión, convocada para este domingo, se va a ofrecer la información de Enresa, favorable al cementerio nuclear, para intentar acallar las críticas que están surgiendo en el municipio y en toda la comarca.

La Plataforma Tierra de Campos Viva intentó ayer sin éxito colaborar el domingo en este acto y critica el intento del consistorio de convertir la reunión en un lavado de cerebro. Según la plataforma, esta reunión debería servir para dar a conocer a los vecinos de Melgar, todos los pros y contras que traería el cementerio nuclear si finalmente se instalara en el municipio y para que los vecinos opinen libremente. Por ello anuncia que miembros de la plataforma acudirán al acto para informar a los vecinos a pie de calle.

Juan Carlos Flores, portavoz de la plataforma, ha declarado que “para que los vecinos puedan formarse una opinión objetiva sobre el ATC, deben escuchar los argumentos de los que defienden la instalación, pero también la información y argumentos que tenemos los que nos oponemos.” Por eso, la plataforma ciudadana reivindica el derecho a exponer sus argumentos a los vecinos. “Queremos participar en esa reunión en igualdad de condiciones que aquellos que defienden la instalación del cementerio nuclear pero nos niegan este derecho”.

Y continúa diciendo: “Que ahora sólo se vaya a aportar la información de Enresa sólo pretende justificar ante los vecinos la decisión irresponsable tomada por el Ayuntamiento. En la Plataforma Tierra de Campos Viva estamos convencidos de que si los vecinos escucharan todos los argumentos sobre el cementerio nuclear, al Ayuntamiento no le quedaría otra opción que retirar su candidatura al polémico proyecto, dado que los vecinos se opondrían a él”.

La plataforma acusa a Enresa y al ayuntamiento de Melgar de Arriba de rehuir el debate. Y recuerda que al único debate que se ha organizado en la zona, en Melgar de Abajo, el pasado 14 de febrero sólo acudió un representante de Ecologistas en Acción (Francisco Castejón, físico nuclear). Mientras que se esperaba la participación de un técnico de Enresa, que finalmente no acudió, hurtando el debate a los numerosos asistentes al acto. Cabe señalar que éste se tuvo que realizar en la Iglesia del pueblo por la gran asistencia de público.

De los 8112 municipios que hay en España, sólo hay 9 candidatos al ATC (el
0,1%). Entre ellos se encuentran Melgar de Arriba y Santervás de Campos. Si el proyecto fuera tan bueno, creemos que habría muchos municipios más. Si realmente fomentara el desarrollo de la comarca, y no fuera peligroso, el Ministerio de Industria no ofrecería dinero a cambio de sacrificar una comarca.

Los alcaldes de Santervás de Campos y Melgar de Arriba no han valorado los riesgos y se han dejado seducir por el dinero prometido, algo que no han hecho el resto de alcaldes de la provincia de Valladolid, ni el 99,9% de los alcaldes de España.

martes, 23 de febrero de 2010

La Plataforma considera que los municipios castellanoleoneses candidatos a albergar el cementerio nuclear no son adecuados

COMUNICADO DE PRENSA

23 de febrero de 2010

LA PLATAFORMA ANTICEMENTERIO NUCLEAR TIERRA DE CAMPOS VIVA CONSIDERA QUE LOS MUNICIPIOS CASTELLANOLEONESES CANDIDATOS A ALBERGAR EL CEMENTERIO NUCLEAR NO SON ADECUADOS

Valladolid.- La Plataforma Anticementerio Nuclear Tierra de Campos Viva considera que las candidaturas del municipio soriano Torrubia de Soria y el palentino Congosto de Valdavia, tampoco son adecuadas para albergar el Almacén Temporal Centralizado de Residuos Radioactivos de Alta Actividad, conocido con las siglas ATC.

La Plataforma realizó esta valoración en una reunión que mantuvieron sus miembros ayer en Villalón de Campos y después de que varios de sus miembros acudiesen a Soria para apoyar el acto de protesta que tuvo lugar en la mañana del sábado, contra la posible instalación del cementerio nuclear en Torrubia de Soria.

La organización terracampina cree que es un grave error que zonas desnuclearizadas se estén considerando como posibles emplazamientos del futuro Almacén de Residuos Radioactivos de Alta Actividad. Además, estas candidaturas tienen también en común con las de Tierra de Campos el que las solicitudes de sus ayuntamientos se han realizado sin información previa a la población y sin el consenso social necesario en los municipios que se verían afectados por la instalación del cementerio nuclear. Además, el ATC destruirá el tejido económico de la comarca finalmente elegida y expondrá a todos sus habitantes a un grave riesgo durante el transporte y almacenamiento de los residuos radiactivos.

viernes, 19 de febrero de 2010

Tertulia en Castilla y Léon Televisión con la presencia, entre otros, del alcalde de Santervás de Campos, Santiago Baeza, y el miembro de Ecologistas



Programa "Primera Hora" de La Siete de Castilla y León Televisión sobre la instalación del cementerio nuclear (almacén temporal centralizado de residuos nucleares de alta actividad).

martes, 16 de febrero de 2010

"Según el criterio del transporte, Santervás y Melgar de Arriba tendrían pocas opciones de acoger el ATC"

16/febrero/2010

Dos de los criterios que se tendrán en cuenta serán el coste, y el transporte, este último por sus condiciones de seguridad, por sus condiciones económicas y las posibilidades reales de realizar ese transporte. Por tanto, procede en este momento adelantar algunos de los datos que deben ser conocidos por la opinión pública, incluso antes de que se tome alguna decisión al respecto.

Partiendo de la base teórica (pero indubitada) de que, a mayor distancia, mayor coste, y mayor riesgo, la conclusión final es que las candidaturas de Santervás de Campos y de Melgar de Arriba son, respectivamente y apenas sin diferencia, la segunda y tercera peor opción de todas.

En primer lugar, no podemos olvidar que parte de los residuos que se almacenarían en el futuro ATC procederán de los que actualmente el Estado español guarda en el Almacén de La Hague, en Francia. En este caso, estos residuos deberán recorrer una distancia mínina de 1194 Kms hasta Torrubia de Soria (Soria), y una distancia máxima de 1669 Kms hasta Zarra (Valencia). En este caso, Melgar de Arriba sería la segunda distancia más corta (1289 kms) y Santervás la tercera (1302 kms), con la particularidad de que Ascó, que dispone ya de una Central Nuclear, apenas estaría a 73 y 86 kms más que las dos localidades vallisoletanas, en concreto, pero con mejores comunicaciones con el país francés gracias a los diferentes túneles que lo comunican con Cataluña.

En segundo lugar, el análisis debe continuar al respecto de la distancia que separa a cada uno de los municipios candidatos de todas y cada una de las Centrales Nucleares existentes en territorio español; recordemos, Ascó y Vandellós (Tarragona), Cofrentes (Valencia), Almaraz (Cáceres), Trillo (Guadalajara), Garoña (Burgos), y Zorita (Guadalajara).

Pues bien, desde este punto de vista, ni mucho menos Santervás y Melgar de Arriba estarían bien colocadas, puesto que la única central de la que distan una distancia inferior a 330 Kms sería la de Trillo, en Guadalajara, exceptuando la de Garoña, que estaría aproximadamente a 200 kms. El resto de Centrales se irían a distancias muy importantes, siempre por encima de los 480 kms, o como en los casos de Ascó y Vandellós II, a más de 600 kms. Cofrentes estaría a más de 560 kms, y Zorita aproximadamente a 480 Kms de los dos municipios vallisoletanos. Si calculamos la distancia media a recorrer desde todas las Centrales, obtendríamos un resultado de 458,64 Kms en el caso de Melgar de Arriba, y 453,86 Kms en el caso de Santervás, siendo estos guarismos el sexto y séptimo más altos de los ochos candidatos, solo superados por Albalá en Cáceres, que tiene una media de 607,01 Kms.

Estos trayectos desde Tierra de Campos conllevarían un coste mucho mayor que, por ejemplo, para Ascó, que solo en un caso supera los 600 kms (hasta Almaraz), y en los demás ronda los 400 Kms, con la salvedad de que a la propia Central de Ascó no habría apenas distancia que recorrer, y hasta Vandellós no llegaría a 42 Kms. La media de kilómetros desde Ascó hasta las Centrales Nucleares españolas sería de 311,74 kms, la segunda más baja de todas las candidaturas.

La localidad de Yebra también cumpliría este criterio con mucha mayor idoneidad que los pueblos de Tierra de Campos, ya que hasta la Central de Zorita, en pleno desmantelamiento, habría una distancia de 12,4 Kms, y hasta la central de Trillo 83,3 Kms, encontrándose el resto a no más de 450 kms, y en el caso de Cofrentes, a menos de 300. La media en este caso es la más baja de todos los municipios candidatos, situándose en 282,63 kms, unos 150 kms menos que las localidades vallisoletanas.

En el caso de Torrubia de Soria, la media total se situaría como la cuarta más baja (356,30 kms), y contaría con una distancia homogénea a cada una de las centrales, puesto que su situación geográfica se podría calificar de “centrada” respecto a las Centrales. Así, se puede observar que en ningún caso se superan los 500 kms, y que la mayoría están entre 250 y 350 kms, con la salvedad de la de Trillo, que estaría a 216,40 kms, la más cercana.

La localidad conquense de Villar de Cañas tendría la tercera media más baja (330,23 kms), e igualmente ofrece una cierta homogeneidad respecto de todas las centrales, de las que la más cercana estaría a 101 kms (Zorita), habría otra a 207 (Cofrentes), y el resto en ningún caso estarían a más de 490 kms.

Y por último, la candidatura de Zarra (Valencia) tendría la quinta media más baja, con 372 kms (aproximadamente 80 kms menos que Santervás y Melgar de Arriba). Su Central más cercana estaría a 19,9 kms (Cofrentes), y el resto tendrían un disparidad importante, puesto que Almaraz estaría a más de 550 kms, Garoña a 681, y el resto rondarían los 300 kms.

Con todo ello, podemos observar que Ascó cuenta con dos centrales a menos de 50 kms, Zarra tiene una central a 20 kms, Yebra cuenta con dos centrales a menos de 100 kms (una de ellas a menos de 15), y que Villar de Cañas tiene una a 100 kms. Sin embargo, los municipios vallisoletanos están a 200 kms de su Central Nuclear más cercana (Garoña), caso similar al de Torrubia de Soria, que está a 259 de la localidad burgalesa, y 216 de la de Trillo.

Sin duda ninguna, las distancias más largas se dan en el caso de la candidatura de Albalá, que se sitúa a 923 kms de Vandellós, y 873 de Ascó, aunque son 173 los que le separan de la Central de Almaraz, en su misma provincia de Cáceres. Sin embargo, exceptuando las distancias de Albalá a Ascó, Vandellós y Cofrentes, y la de Zarra a Garoña, las distancias más largas se dan desde Melgar de Arriba y Santervás hasta las dos centrales situadas en la provincia de Tarragona, y a la de Cofrentes en Valencia.

De todos estos datos, la conclusión que se puede extraer es que Melgar de Arriba y Santervás no ofrecen una candidatura de calidad desde el punto de vista de la logística del transporte, puesto que, a excepción de Albalá, son los dos municipios cuya distancia media es más alta, y son los dos municipios cuya distancia hasta la central más próxima es la mayor, equiparable en este caso a Torrubia de Soria, que a diferencia de Melgar y Santervás ofrece una distancia similar a dos centrales, y no a una, como es el caso de los tierracampinos.

Si a esto le añadimos la carencia absoluta de conexión directa por ferrocarril, y la obligatoriedad de hacer “transbordo” de residuos desde las estaciones de Sahagún o Villada, los costes de transporte, y la posible interferencia con la línea del Ave León- Palencia-Valladolid, no parece que nuestros pueblos de Tierra de Campos ofrezcan la mejor solución técnica y económica posible, puesto que la llegado de un tren con material radioactiva obligaría a detener, desviar o modificar los trayectos de la Línea de Alta Velocidad, lo cual no es el agrado del Ministerio de Fomento. De hecho, Ascó cuenta con una línea de ferrocarril independiente que pasa directamente por la Central, y Torrubia de Soria tuvo línea de ferrocarril hasta 1985 con lo que cuenta con la posibilidad de reabrirla. El resto de municipios no dispone de línea ferroviaria, pero solamente Melgar de Arriba y Santervás se verían afectados por la cercanía con la línea del Ave.


DISTANCIAS KILOMÉTRICAS HASTA LAS CENTRALES NUCLEARES. FUENTES: GUIA REPSOL Y VIA MICHELÍN



En negrita las distancias más largas.
En rojo, las más cortas.

EL CATEDRÁTICO

No al cementerio nuclear

No al cementerio nuclear

domingo, 14 de febrero de 2010

Manifiesto leido en la manifestación de Villalón de Campos

MANIFIESTO

Ante las candidaturas al ATC de los ayuntamientos de Santervás de Campos y Melgar de Arriba, las gentes de Tierra de Campos, organizaciones sociales y asociaciones de toda índole, se han organizado en la Plataforma Anticementerio Nuclear Tierra de Campos Viva, para lanzar un rotundo NO al cementerio nuclear.

Tierra de Campos y las zonas rurales han sido territorios abandonados por las Instituciones. Sólo ahora se acuerdan de nuestros olvidados pueblos para aceptarlos como candidatos a una instalación peligrosa y contaminante como es el ATC. Los residuos nucleares de alta actividad que se pretenden traer a esta tierra estarán emitiendo radiactividad entre
10.000 y 100.000 años. Esta no es la herencia que queremos dejar a los próximos moradores de Tierra de Campos.

La posibilidad de accidente en el ATC, en los laboratorios de combustible y en el transporte de los residuos, es un riesgo que la población de Tierra de Campos y de Castilla y León no puede asumir. No sería la primera vez que una instalación nuclear presenta serios problemas de seguridad en su funcionamiento. Por ser un proyecto tan peligroso, han presentado este regalo envenenado adornado con dinero.

La solución para los problemas de nuestros pueblos no son los residuos radiactivos que nadie quiere, ni el dinero. La mejora de los servicios públicos, el fomento de actividades económicas sostenibles, la modernización de los equipamientos, el impulso de una agricultura y una ganadería de calidad, el turismo rural, el patrimonio cultural y natural y una mayor y mejor capacidad de gestión de nuestras instituciones deben ser las herramientas para fijar población y garantizar un futuro viable para los pueblos, que no hipoteque a las próximas generaciones.

La instalación del cementerio nuclear, sin embargo, es incompatible con un desarrollo sostenible de la comarca, y será un gran problema para siempre. El ATC puede suponer la sentencia de muerte de nuestra tierra. Por eso la Tierra de Campos se ha levantado y grita un enérgico:

¡NO AL CEMENTERIO NUCLEAR!

¡POR UNA TIERRA DE CAMPOS VIVA!

Plataforma Anti-cementerio Nuclear Tierra de Campos Viva

En Villalón de Campos el 14 de febrero de 2010

sábado, 13 de febrero de 2010

La Plataforma rechaza polémicas territoriales por el cementerio nuclear y cree que buscan enmascarar el problema que suscita en Villalón de Campos

COMUNICADO DE PRENSA

13 de febrero de 2010

Ante las últimas noticias y reacciones aparecidas sobre la posible instalación en Tierra de Campos de un almacén temporal centralizado de residuos nucleares la Plataforma Tierra de Campos Viva realiza las siguientes manifestaciones:

1º.- Se ha convocado la manifestación en Villalón de Campos, el domingo 14 de febrero a las 12 horas, por considerar que es un lugar adecuado por su situación geográfica, al estar situada en el centro de la Comarca de Tierra de Campos, de la que forman parte ayuntamientos de las provincias de Valladolid, León, Palencia y Zamora. Igualmente, no hay ningún ánimo político en el lugar escogido, puesto que se trata de poner de manifiesto, en el municipio que es la cabeza de partido que corresponde a Melgar de Arriba y Santervás de Campos, la oposición de numerosos colectivos y personas a la instalación del almacén temporal centralizado. Consideramos que Villalón de Campos es el centro administrativo de los pueblos afectados por el cementerio nuclear y por ello llevamos a cabo la manifestación en esta localidad. No obstante, no descartamos movilizaciones en otros lugares de especial significación si la candidatura de estos dos municipios continúa adelante.

2º.- Respecto a la polémica suscitada ante la aparición de la noticia de que el Polígono Industrial pudiera situarse en la localidad de Sahagún de Campos, provincia de León, la Plataforma quiere manifestar que no apoyamos ninguna polémica territorial. Varias organizaciones de la provincia de León se han adherido a nuestra Plataforma y consideramos que informaciones de este tipo solamente buscan enmascarar el problema grave y real que suscita el cementerio nuclear. La polémica no debe buscarse entre provincias y desde Tierra de Campos Viva insistimos en que el cementerio nuclear afectará negativamente y por igual a todas las provincias que forman parte de la comarca, independientemente de dónde se instalen el polígono o el almacén. Sin embargo, consideramos que esta noticia y las reacciones que ha provocado son una muestra más de cómo las Administraciones implicadas están improvisando con una absoluta falta de información a los ciudadanos afectados, y bajo la dirección y responsabilidad de cargos públicos que no conocen en profundidad el contenido de este proyecto, y sin embargo quieren venderlo como la solución a los problemas de la comarca.

3º.- Queremos recordar a la opinión pública que la Plataforma Anticementerio Nuclear TIERRA DE CAMPOS VIVA, nace entre vecinos RESIDENTES en la comarca, unidos por la idea de defender la Tierra de Campos que habitan, trabajan, conocen, respetan, aman y quieren dejar a sus hijos.

Por ello, rechazamos cualquier declaración realizada por los alcaldes de los municipios de Melgar de Arriba y Santervás de Campos respecto al origen de las personas que se oponen a la instalación del Cementerio Nuclear, recordándoles igualmente que varios de los concejales que apoyaron esta instalación tampoco residen en los municipios a los que representan. Asimismo, exigimos el máximo respeto para todos aquellos que desean manifestarse en contra del proyecto, puesto que están amparados por el derecho a la libertad de expresión y además son posibles afectados por el almacén temporal centralizado desde los puntos de vista sanitario, económico y social.

4º.- Comunicamos que a este movimiento inicial surgido en la propia comarca se han unido diferentes colectivos que detallamos a continuación, a la espera de que se vayan uniendo más:

  • Plataforma Rural Amayuelas (Palencia).
  • Federación de Asociaciones de Vecinos de Valladolid "Antonio Machado".
  • Federación de Asociaciones de Vecinos y Consumidores de Palencia
  • Federación de Asociaciones de Vecinos de León.
  • Comisiones Obreras (CCOO).
  • Unión de Campesinos Castilla y León (UCCL) .
  • Confederación General de Trabajadores (CGT) Castilla y León.
  • Partido Socialista Obrero Español (PSOE) Valladolid.
  • Izquierda Unida (IU) Castilla y León.
  • ONG EntrePueblos.
  • Ecologistas en Acción.
  • Greenpeace España.
  • Asociación De Agricultores Ecológicos del Sur de León (AESURLE)
  • Ayuntamiento de San Cebrian de Campos, Palencia.
  • Ayuntamiento de Castroverde de Campos, Zamora.
  • Asociación de Naturalistas Palentinos.
  • Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telecomunicaciones (AVAATE).
  • Universidad Rural Pablo Freire.
  • Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA).
  • Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica.
  • Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA).
  • Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).
  • Asamblea Ciclista de Valladolid (ASCIVA).
  • SODePAZ Balamil
  • Grupo Ornitológico Alauda
  • Izquierda Castellana (IZCA)
  • Los Verdes-Foro de Izquierdas
  • Partido Humanista
  • Alternativa Universitaria
  • Izquierda Anticapitalista
  • Unión de Ganaderos y Agricultores de León (UGAL-UPA)
  • Unión General de Trabajadores (UGT)
  • - Ayuntamiento de Gordoncillo, León
  • - FACUA-Consumidores en Acción
  • - Partido de Castilla y León (PCAL)

jueves, 11 de febrero de 2010

Cuestión de “riesgos”

11/febrero/2010

Dudar a estas alturas de los riesgos que implica cualquier residuo nuclear es no querer ver la evidencia, aunque en las propias palabras de quienes lo hacen se encuentran varias contradicciones que denotan que en el fondo, todos sabemos que tantas precauciones no pueden ser porque sí.

Efectivamente, entorno a un residuo nuclear, su almacenamiento y transporte, se toman una serie de medidas de seguridad que implican, de por sí, que hay un peligro evidente. Sino, ¿para qué tanto forzamiento vítrico, y de hormigón armado? Entre otras cosas, porque uno de los peligros de estos residuos de ALTA ACTIVIDAD, no pueden entrar en contacto con el agua de lluvia, ni con el agua subterránea. O por ejemplo, ¿para qué las especialidades del transporte? Porque un incidente en el que se rompieran los bidones de transporte podría suponer gravísimos riesgos para la salud de los que lo transportan, y de los que alrededor se encuentren. Y sigamos analizando, y pensemos, ¿porqué en poblaciones pequeñas? Porque hay unos criterios de “riesgo asumible”, entre los que no pueden entrar las grandes ciudades, y sin embargo, sí los pueblos pequeños.

Si el problema es saber si los residuos son peligrosos, o no, podemos tirar de lo que los interesados dicen, y así, la empresa ENRESA (la que lo construye), dice que los residuos de alta actividad son lo siguiente: “El combustible gastado de los reactores nucleares, cuyo aspecto es igual al del combustible nuevo, emite radiación alfa, beta y gamma, además de generar calor como consecuencia de la desintegración radiactiva”.(http://www.enresa.es/actividades_y_proyectos/raa/caracteristicas_del_combustible_gastado). No olvidemos en ningún momento que lo que se trasladaría al ATC de Tierra de Campos son los residuos de alta actividad, o lo que es lo mismo, las barras de uranio de las Centrales Nucleares.

Si seguimos indagando en la misma página, de la misma empresa, estos nos explican que las radiaciones de este tipo de residuos es de la denominada IONIZANTE, es decir , con capacidad para romper enlaces celulares, que según Texto literal de http://www.enresa.es/actividades_y_proyectos/raa/que_es_la_radiactividad “tienen la energía suficiente como para arrancar electrones a los átomos del medio que atraviesan, pudiendo producir cambios físico-químicos y estructurales en el mismo”. De este modo, tienen capacidad para, dependiendo de la radiación que se emita, “incluso con dosis muy bajas o moderadas, las radiaciones ionizantes aumentan la probabilidad de contraer cáncer, y que esta probabilidad aumenta de la misma manera que lo hace la dosis recibida”.

De hecho, y como contestación a lo de que “en otros países se instalan, y no pasa nada”, debemos comentar que hay estudios que certifican el aumento significativo de los casos de cáncer y leucemias infantiles en el entorno de Centrales Nucleares, y no olvidemos el Reactor que va en el Centro de Investigación, que hasta los más excépticos califican de peligroso. En concreto, sobre el Cáncer infantil en los entornos de centrales nucleares alemanas, el Prof. Dr. Edmund Lengfelder, del Instituto radiobiológico de la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich realizó un estudio en el que se analizaba el número inusitado de casos de leucemia infantil en el entorno de la central nuclear de Krümmel y del vecino Centro de investigación de Geesthacht al este de Hamburgo. Desde los años 1980 a 1990, llevó a cabo una investigación en todos los entornos de centrales nucleares alemanas, llegando a la conclusión de que en un área de 15 km. alrededor de centrales nucleares, no se había registrado un incremento de casos de cáncer y leucemia entre niños de hasta 14 años.

Sin embargo, de un control de los resultados realizado por miembros de la Comisión de leucemia de Schleswig-Holstein (en actividad de 1992 hasta 2004) resultó el siguiente diagnóstico: En un entorno de 5 km, hubo un incremento significativo de casos de leucemia en niños menores de 4 años. En un área de 5 hasta 10 km, hubo menos casos, y en el entorno de 10 hasta 15 km, aún menos.

Otro estudio de Universidad de Mainz, a petición de la Oficina Federal de Protección Radiológica de Alemania concluye que vivir cerca de una central nuclear incrementa los riesgos de padecer cualquier tipo de cáncer en los niños. Los investigadores tomaron los datos de todos los niños menores de cinco años que desarrollaron algún tipo de cáncer entre los años 1980 y 2003, un total de 13.373 niños. Después clasificaron por proximidad a cada una de las 16 centrales existentes en el país. Al parecer, existía una clara relación entre la proximidad de la central y el desarrollo de alguna enfermedad oncológica, siendo el radio de cinco kilómetros próximos a la central el más peligroso para tal efecto, aunque en un radio de 50 kilómetros ya se perfilaba el aumento del riesgo de padecer algún tipo de cáncer.

Otro ejemplo, es el Doctor Samuel S. Epstein profesor emérito de Medicina Ocupacional y Ambiental de la Universidad de Illinois en Chicago, Escuela de Salud Pública, Presidente de la Coalición para la Prevención del Cáncer, explica en sus estudios que “Cada día, los reactores liberan una parte rutinaria de los productos químicos radiactivos en la atmósfera y el agua - las mismas sustancias se encuentran en pruebas de la bomba atómica. Esta es la contaminación de residuos nucleares. Los radioisótopos entran en los cuerpos humanos a través de la respiración y la cadena alimentaria. Estos residuos provocan cáncer y otras enfermedades relacionadas a toda la población. Sin embargo, desde el estado, que debe ser responsable del seguimiento de cáncer cerca de los reactores nucleares y analizar la contaminación nuclear, han hecho caso omiso de estos peligros. Sin embargo, los pocos estudios independientes que han encontrado financiación en la materia lo dejan bien claro: estas publicaciones documentan consistentemente altos índices de cáncer en las poblaciones locales cerca de los reactores”.

Si nos venimos a España, veremos que la situación no cambia mucho. Así, en julio del año 2003 se publicó en la revista Occupational & Environmental Medicine un estudio epidemiológico realizado por científicos de la Universidad de Alcalá de Henares y el Hospital de Guadalajara, en el cual se concluye que el riesgo de sufrir cáncer se incrementa linealmente con la proximidad a la central nuclear de Trillo y que el riesgo de padecer un tumor es 1,71 veces superior en el entorno más cercano a la central nuclear (en un radio de 10 kms. alrededor de ésta) que en el área incluida en un radio de 30 kms.

En julio de 2001 fue publicado en Environmental Health Perspectives un estudio de la Unidad de Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III que concluyó que existía un incremento de la mortalidad por leucemia en el entorno de las instalaciones de combustible nuclear.

Dos años antes, en 1999, el Instituto de Salud Carlos III concluyó que existía una tasa de incidencia de mieloma múltiple mayor de lo normal en el entorno de la central nuclear de Zorita, en Guadalajara. Este estudio se publicó en el número de octubre de la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention. En esta misma zona, ya en 1987 el Insalud concluyó que la tasa de muertes por tumores de tubo digestivo era entre 3 y 4 veces superior que la media del Estado español.

Además de estos datos concluyentes, los estudios de 1999 y 2001 del Instituto de Salud Carlos III detectaron también la existencia de una tasa inesperadamente más alta de cáncer de estómago en personas de ambos sexos en el entorno de la central nuclear de Garoña. Este incremento, ligado a la proximidad a esta instalación, se produjo en el periodo posterior al inicio de actividad de la central nuclear, tras comparar con la situación anterior a su entrada en funcionamiento.

Asimismo, se constató que la mortalidad por cáncer de pulmón mostró un mayor incremento en las áreas en el entorno de 30 kms alrededor de las centrales de Garoña, Zorita y Vandellós-I en comparación con las tendencias nacionales. La misma situación se dio con respecto al cáncer de riñón en La Haba, zona de minería de uranio. Según estos estudios, Garoña es la central nuclear en cuyo entorno se ha encontrado una tasa más alta de mortalidad por leucemia en la población de 0 a 24 años, en un ratio superior que en las poblaciones control más allá de ese radio. En el entorno de otras centrales nucleares e instalaciones de minería del uranio se ha detectado un exceso de mortalidad por diversos tipos de cáncer.

Si echamos un vistazo rápido a la legislación laboral también podemos comprender algunas cosillas. Por ejemplo, el Real Decreto 413/1997 , sobre Protección operacional de los trabajadores externos con riesgo de exposición a radiaciones ionizantes, establece la obligatoriedad de asignar a cada trabajador un documento de seguimiento radiológico (carné radiológico) garantizando su actualización y proporcionar a sus trabajadores la información y la formación relativas a la protección radiológica exigidas en ejecución de su trabajo. O lo que es más claro todavía, que es el artículo 10 del Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre Protección Sanitaria contra radiaciones ionizantes, que establece que, tan pronto como una mujer embarazada comunique su estado al titular de la práctica, las condiciones de trabajo de la mujer embarazada serán tales que la dosis equivalente al feto sea tan baja como razonablemente posible, de forma que sea improbable que esa dosis exceda de 1mSv; además, se contemplan una serie de actividades laborales en las que no se deberla permitir la participación de mujeres gestantes.

Todo esto son datos, no opiniones. Y esos datos nos dicen que los residuos radioactivos son nocivos de por sí, por eso se establecen medidas de seguridad, no por capricho. Y sobre esta base, el sentido común nos debe decir que el que debe demostrar que la actividad es inocua es quién lo afirma. Mientras tanto, precaución, y la precaución en este caso es que los residuos no salgan de allí donde se producen.

Pero de todo lo escuchado estos días, lo que más me molesta, sin dudarlo, es el hecho de que se crea que la decisión es solo cuestión de los que viven en Santervás y Melgar de Arriba. No lo acepto.

No lo acepto porque afortunadamente en este país todos podemos opinar de lo que queramos, pero eso es obvio. No lo acepto porque soy tan melgarejo como el que más, e invito a quién quiera a demostrarme lo contrario. Soy propietario de acciones en el viñedo “Melgarajo”, por tanto, posible afectado por la instalación del cementerio. En Melgar de Abajo mis padres tienen una casa, mi mujer tiene otra, y mis abuelos tienen otra, y todos ellos pagan los mismos impuestos en el pueblo que cualquier persona que viva allí, a excepción del rodaje del coche.

Además, una actividad que puede poner en riesgo la salud de las personas del entorno, y que, en el peor de los casos, los efectos podrían llegar a León o Valladolid, son de mi incumbencia totalmente. Sabemos perfectamente, porque la convocatoria del Boletín Oficial de Estado, y la legislación Comunitaria y española lo recogen, que existe un riesgo elevado de ataques terroristas a todo lo que tenga que ver con la energía nuclear, por eso no se pueden situar cerca de aeropuertos y puertos. También que a estos almacenes no les convienen los movimientos sísmicos, por lo que es importante que la zona no sea geológicamente inestable, ¿todo ello porqué?.

Es de mi incumbencia porque soy un ciudadano que exige que las Administraciones cumplan y hagan cumplir la ley, y lo hagan en condiciones mínimamente democráticas. La tramitación de cómo se ha decidido solicitar el ATC, cuando menos, es de dudosa legitimidad democrática, por haberlo hecho con nocturnidad y alevosía, por no haber contado con la opinión del resto de pueblos afectados, y por no haberle explicado a la gente más que una parte del proyecto.

Cada uno tiene el carácter que tiene, y yo me considero de una de esas que participan, defiende sus derechos, pelean por lo que creen, se comprometen con sus ideas, asumen su responsabilidad más allá de egoísmos personales, piensan en el bien común, y tienen sentimientos. Y son esos sentimientos los que me dan la misma legitimidad que cualquier otra persona para opinar sobre el asunto, y defender mi postura. Las tierras tienen propietario, las casas y terrenos también. La salud pública, el medio ambiente, el respeto de las mínimas normas democráticas, la transparencia en los procesos, y la herencia para las futuras generaciones no lo tienen; por eso todos podemos, y debemos opinar sobre ello.

Por cierto, la empresa ABANTIA ha anunciado la creación de un macro parque solar, que creará en Mayorga cerca de 300 empleos, y sin meterse absolutamente con nada, y con nadie. Solo ha hecho falta poner a su disposición 600 hectáreas de terreno. Mi pregunta es la siguiente: ¿a cuantas hectáreas renunciarían nuestros convecinos de Tierra de Campos para luchar contra la despoblación? Soluciones hay, si se quiere. Hasta pronto, que hablaremos de gobiernos….

ENRIQUE RÍOS ARGÜELLO, Abogado Colegiado nº 2499 del Ilustre Colegio de Abogados de Valladolid.

miércoles, 10 de febrero de 2010

martes, 9 de febrero de 2010

La Plataforma Antinuclear Tierra de Campos Viva organiza una manifestación contra los cementerios nucleares el próximo domingo en Villalón de Campos

COMUNICADO DE PRENSA

9 de febrero de 2010

LA PLATAFORMA ANTINUCLEAR TIERRA DE CAMPOS VIVA ORGANIZA UNA MANIFESTACIÓN CONTRA LOS CEMENTERIOS NUCLEARES EL PRÓXIMO DOMINGO EN VILLALÓN DE CAMPOS


La Plataforma, que se ha presentado hoy ante los medios de comunicación, aglutina a vecinos de las comarcas afectadas de León, Palencia, Valladolid y Zamora, así como a asociaciones ciudadanas y organizaciones políticas, sindicales y ecologistas

Valladolid.- La Plataforma Antinuclear Tierra de Campos Viva ha anunciado hoy la convocatoria de una manifestación contra la instalación en esta comarca de un almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares. La manifestación, que se llevará a cabo en la localidad de Villalón de Campos el próximo domingo, 14 de febrero, a partir de las 12.00 horas, discurrirá bajo el lema ‘No al cementerio nuclear’.

Esta es la primera acción que convoca la Plataforma, constituida hace unos diez días en respuesta a las candidaturas de los municipios de Santervás de Campos y Melgar de Arriba a albergar un cementerio nuclear. La Plataforma está integrada por vecinos de las comarcas afectadas de las provincias de León, Palencia, Valladolid y Zamora, así como por diversas asociaciones ciudadanas de ámbito local y nacional y organizaciones políticas, sindicales y ecologistas (Plataforma Rural Amayuelas, Federación de Asociaciones de Vecinos de Valladolid Antonio Machado, CCOO, UCCL, PSOE-Valladolid, Izquierda Unida Valladolid, CGT Castilla y León, Greenpeace España, Entrepueblos y Ecologistas en Acción Castilla y León). Precisamente han sido dos vecinos de la zona, Juan Carlos Flores, de Santervás de Campos, y Marta de la Rosa, de Fontihoyuelo, los que han comparecido hoy en rueda de prensa para presentar la Plataforma.

Ambos han justificado la oposición al cementerio nuclear en la alta peligrosidad para el ser humano de los residuos radiactivos de alta intensidad que albergarían los ATC. En este sentido, recordaron además que el peligro se multiplica al ser estos centros no sólo lugares de almacenamiento, sino también de experimentación en laboratorios asociados. La manipulación para estos fines de investigación conlleva, por tanto, un riesgo añadido al que de por sí ya plantean estos residuos. Asimismo, Flores y De la Rosa señalaron que el potencial destructor de la radiactividad permanece inalterado durante cientos de miles de años, poniendo en peligro también a las generaciones futuras. En su comparecencia, ambos vecinos de Tierra de Campos insistieron en la peligrosidad añadida que supone el transporte por carretera de los residuos desde donde son generados hasta el lugar de emplazamiento del ATC. Por ello, los sitios menos arriesgados para la instalación de los cementerios son en las cercanías de las centrales nucleares.

Ambos coincidieron en rechazar por completo los argumentos de crecimiento económico y demográfico y de creación de empleo que han esgrimido los ayuntamientos de Santervás de Campos y Melgar de Arriba para justificar la candidatura de los municipios. Según los miembros de la Plataforma. La realidad es que los ATC no generarán más empleo, sino que supondrán la destrucción de ocupaciones ya existentes como aquellas relacionadas con el turismo rural o la agroalimentación. Ambas actividades quedarían estigmatizadas socialmente y ningún consumidor optaría por pasar sus vacaciones o consumir productos de una zona en la que estuviera un cementerio nuclear. Además, estas mismas razones de estigmatización social conducirían a que ningún proyecto empresarial barajara la posibilidad de instalarse en las comarcas afectadas. Por otra parte, el perfil profesional de los únicos empleos que ofertarán los almacenes nucleares no se corresponde con el de la población activa de la zona.

Desde la Plataforma Antinuclear Tierra de Campos Viva se apuesta por la potenciación del patrimonio cultural y ecológico como auténticos motores de desarrollo económico de la zona, con una agricultura y ganadería de calidad y con el fomento de actividades sostenibles que garanticen tanto el presente como el futuro de nuestros hijos e hijas.

Por último, queremos agradecer el apoyo de la gran mayoría de habitantes de Tierra de Campos, que día a día muestran el respaldo a nuestras propuestas y se manifiestan en contra de un modelo de supuesto desarrollo que no es el más adecuado para nuestras comarcas y nuestros pueblos.

sábado, 6 de febrero de 2010

viernes, 5 de febrero de 2010

jueves, 4 de febrero de 2010

"Tirando piedras al río"

04/febrero/2010

Me quité las legañas de los ojos con el agua helada que salía por el viejo grifo de la casa de mi abuela. Pude abrirlos de puro milagro porque el frío, que azotaba cada rincón del caserón que mi abuelo construyó con sus propias manos, me tenía absolutamente aterido.

Esa mañana de invierno mi conciencia decidió que debería hacer algo para pasar el tiempo, que no consistiera en esperar a las doce y media para que abrieran el bar, y ponerme a beber vinos desde esa hora. Así que aproveché para darme un paseo.

A la media hora de estar vagando por el pueblo me dí cuenta de que había llegado sin querer a la orilla del Cea. El agua clara de un cauce cada vez más ancho, parecía evaporarse a pasos agigantados a pesar de que la realidad consistía en una pérdida de caudal por haber ensanchado el río excesivamente.

Me agaché, agarré un canto, y lo lancé tan fuerte como pude, tratando de hacer “la rana”. No me salió bien, hacía muchos años que no me daba por ahí. Lo volví a intentar, y siguió sin salirme. A la tercera lo conseguí. Durante esos pocos minutos, diversas imágenes vinieron a visitar mi mente, y no pude sino darme cuenta de cómo estas escenas vitales apenas interesantes, pueden proporcionarte la capacidad de detener el tiempo y reflexionar. Así que seguí tirando piedras al río.

Cada piedra que tiraba me evocaba un pensamiento, y el primero tuvo que ver con la despoblación de mi Tierra de Campos. Me preguntaba el porqué, y me preguntaba si se podría evitar.

Al responderme a la primera pregunta se me ocurrieron varias respuestas, que pude resumir en la siguiente reflexión. La emigración sufrida hacia las grandes ciudades fue imparable desde el momento en el que las únicas posibilidades de subsistencia dependían de la agricultura y la ganadería. El acceso al sistema educativo hizo ver a muchos jóvenes que hay más posibilidades de desarrollarse personal y laboralmente. Eso empezó a ocurrir hace más de 40 años, y desde entonces poco parece haber importado el futuro de la comarca.

Ni las administraciones, ni los gobernantes de Tierra de Campos vieron este fenómeno de la despoblación cuando debieron verlo: cuando empezó. Entonces es cuando debieron haberse tomado medidas que nunca llegaron, pero nunca es tarde si hay interés, e ideas. ¿Cuánto tiempo se ha perdido sin hacer nada?¿Porqué nunca se ha generado un movimiento del tipo “Teruel existe”, o “Soria existe”?¿Porqué las acciones reivindicativas han ido casi siempre ligadas a la defensa de las subvenciones agrarias? Estas preguntas no tienen fácil contestación, pero son la verdadera causa de los problemas actuales. Políticas inmovilistas, muy poca imaginación, nula inversión, y mínimas iniciativas empresariales que generen puestos de trabajo.

Más aún, iría más allá destacando sobre todas las cosas la incapacidad manifiesta para coordinar esfuerzos, buscar soluciones comunes, y agruparse entorno a los mismos intereses. Muy pocos movimientos cooperativistas, y demasiada competencia para un mercado tan pequeño.

Dispone Tierra de Campos de productos sencillamente fabulosos: puerros de Sahagún, lenteja pardina de Mayorga, un pan extraordinario, embutidos más que respetables, vinos de calidad, quesos de fama internacional, bacalao en tierra de secano, aguardientes excelentes, garbanzos espectaculares, cangrejos de río, pichones, conejos, pollos, huevos, etc… Jamás nadie se ha planteado una marca de calidad, algo que identifique la procedencia de los mismos. Un elemento diferenciador perfectamente reconocible que posibilite la promoción y publicidad de los productos autóctonos.

Pero para ello hace falta alguien que lo coordine, y gente que vea en ello una posibilidad, no un impedimento. Los pequeños Ayuntamientos de la zona quizá no tengan capacidad para ello, pero ¿qué han promovido la Junta de Castilla y León y la Diputación en ese sentido?.

A ellos deben dirigirse las reivindicaciones, y no mirar por el color político de quién debe recibirlas, mas que el bien de la Comarca. No haber adoptado posturas más reivindicativas, implicando a todos los sectores económicos y sociales de Tierra de Campos, es un precio muy alto que estamos pagando a día de hoy.

Del mismo modo, podríamos hablar de las riquezas naturales que ofrece nuestra Tierra. La ribera del río Cea ofrece posibilidades enormes si se quieren promocionar. Del mismo modo que desde Mayorga hasta Sahagún se podría ir paseando pegado a la orilla, las administraciones podrían promover rutas de senderismo, y observación ornitológica, que aprovechen esa maravilla de la naturaleza, pero para ello, debieran los Ayuntamientos ser más cuidadosos con su riqueza natural, y por ejemplo, no deberían talar los árboles más cercanos a tal ribera.

El turismo rural está de moda, y Tierra de Campos puede ofrecer gran cantidad de atractivos para quienes disfrutan con este tipo de turismo. Algunos ejemplos: los atardeceres desde la Ermita de Melgar de Abajo, la piscina fluvial de Melgar de Arriba, el embarcadero de Galleguillos, la zona deportiva de Saelices, la Iglesia de Santervás, la arboleda de Monasterio, los paisajes de campos de colores, los viñedos de Melgarajo, el Museo del Pan de Mayorga, el Rollo de Villalón, la caza en los cotos, la pesca en el Cea y Valderaduey, y tantos otros que es injusto hacer estas listas, porque siempre se olvida algo. ¿Qué políticas de promoción de este turismo han realizado las administraciones? En mi opinión, muy poca cosa, y con un resultado más que discutible.

Pero además, a estos atractivos turísticos podemos añadirle una riqueza hostelera indudable. Los restaurantes y centros de turismo rural de Valderas, Mayorga, Becilla, Villalón, Castroponce, Villanueva de la Condesa, Sahagún, Grajal, Galleguillos, etc… acompañadas de los coquetos bares construidos recientemente en algunos pueblos, nos aportan una indudable calidad hostelera.

Y porqué no hacerse otra pregunta. Si tenemos una población muy mayor, ¿porqué no invertir en residencias, y mecanismos de ayuda a domicilio adecuados para esa población?. Si no lo hacemos estamos fomentando que, incluso los que ya viven allí y no tienen expectativas laborales, tengan que irse a las residencias de las grandes capitales.

La última pregunta que me vino a la mente con la última piedra fue la siguiente: ¿Se le saca provecho a estas riquezas y posibilidades? La contestación fue instantánea: no.

Los que ahora quieren encontrar una solución fácil a los problemas de despoblación nos quieren vender un cementerio nuclear como el “maná”, y piden a gritos que los que se oponen propongan soluciones. Lo primero que hay que explicarles es que las soluciones fáciles no existen, y que hay que hacer esfuerzos para salir de este atolladero en el que la política inmovilista en Tierra de Campos ha sumergido a la comarca. Y lo segundo, es que en la zona del único Cementerio de características similares al que pretenden (El Cabril, Córdoba) la población ha disminuido en los últimos años un 25 %. Es más, si vemos la información que ofrece el Instituto Nacional de Estadística, todos los pueblos de alrededor han perdido población desde que empezó a funcionar el Cementerio en el año 1992. En los años de 1991 a 2001, según el Padrón Municipal, Las Navas de la Concepción pasó de 1947 habitantes a 1874, Alanís de 2125 habitantes a 2008, Fuente Obejuna de 6322 habitantes a 5715, y Hornachuelos (término municipal donde se instala) de 5086 habitantes a 4687.

La empresa ENRESA, que gestionará la construcción del Cementerio Nuclear, advierte que se garantizan más de 100 empleos estables durante 60 años. Teniendo en cuenta que el Centro Tecnológico Asociado al Cementerio se llevará la mitad del personal, y que este será mayoritariamente personal técnico muy cualificado, las probabilidades de que muchos habitantes de Tierra de Campos encuentren trabajo allí es muy pequeña. Por tanto, no es la panacea para la lucha contra la despoblación. Ayer mismo publicaba El Norte de Castilla que dos centros solares en Mayorga crearán los mismos empleos que el Cementerio, y sin meterse con nadie.

Tenemos sol, tenemos agua, y tenemos tierras, muchas tierras. ¿Podríamos promocionar este tipo de instalaciones inocuas para fomentar la creación de empleo? Sin duda ninguna. Ahí tenemos otra alternativa.

En definitiva, y tiro mi última piedra, alternativas hay. Soluciones hay. Soluciones fáciles, nunca las hay. Exigen compromiso, dedicación, imaginación, mentes abiertas a nuevas posibilidades, y la implicación de las administraciones responsables. Por supuesto, exigirán un esfuerzo de reivindicación al margen de colores políticos, y en eso de momento no se han demostrado grandes dotes.

Todos a una, y todos por el mismo interés, sería el primer paso. Olvidarse de quién gobierna en la Junta y la Diputación, el segundo. Ofrecer alternativas, el tercero. La semana que viene…. hablaremos de gobiernos.

ENRIQUE RÍOS ARGÜELLO, Abogado Colegiado nº 2499 del Ilustre Colegio de Abogados de Valladolid.

lunes, 1 de febrero de 2010

"Desde el palomar"

01/febrero/2010

Hoy por la mañana me he asomado a este Palomar de Tierra de Campos que, en medio de la nada, se abre paso a codazos entre la cultura tradicional de la comarca y las nuevas tecnologías. Hoy por la mañana miro al horizonte llano, extenso y de colores variados, de una tierra que siento mía por la sangre que llevo en mis venas, y por haber vivido en ella vendimias, matanzas, siembras, cosechas, partidos de fútbol contra otros pueblos, amores de verano, y amistades eternas. Y porqué no, porque también pago mis impuestos en ella, seamos prácticos.

El 29 de diciembre de 2009 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la convocatoria de solicitudes para la construcción de un Almacén Temporal Centralizado, o lo que es lo mismo, un Cementerio Nuclear. Y como el tiempo pasa, y uno oye voces y ecos en todas partes, decidí subirme al Palomar a leerme tal convocatoria. Más que nada, por aquello de mantener cierta dignidad a la hora de defender una idea; la dignidad de hablar mínimamente informado.

Lo primero que encontré es el motivo de la construcción de este Almacén. El Boletín nos dice que las Centrales Nucleares españolas generan unas 6.700 toneladas de combustible gastado, y que, adicionalmente se generarán cantidades de residuos radioactivos que no podrán ser almacenados en El Cabril, el único Almacén de Residuos existente en España. También, se nos recuerda que hace años se envió combustible gastado de la Central Nuclear de Vandellós 1 a Francia, y que este combustible debe ser devuelto a España.

Todo esto, en principio, no tiene porqué decirnos nada gran cosa a los que no somos más que unos pobres ignorantes de la materia, pero si rascamos la superficie vemos varios aspectos cuando menos llamativos. Empecemos por el final.

A principios de los años 80, un “incidente nuclear” en la Central de Vandellós obligó a desalojar urgentemente el combustible de dicha Central, y llevarlo a Francia para su conservación. Ese incidente, supuso un coste de cerca de 28.000 millones de pesetas, y 60.000 euros diarios al estado francés por almacenarlo.

Más inquietante aún era saber porqué no se puede almacenar en El Cabril, que no tiene agotada su capacidad, ni mucho menos. Y ahí encontramos en el propio Boletín datos que no admiten mucha discusión, y de los que apenas se ha informado a los vecinos de la comarca. En concreto, los residuos procedentes de Vandellós, y el combustible gastado que se traería a esta Tierra vieja y hendida por el rayo, que diría Machado, serían de MEDIA Y ALTA ACTIVIDAD.

El Cabril alberga solamente residuos de BAJA Y MEDIA ACTIVIDAD, es decir, ropa de trabajadores de centrales, herramientas, material de investigación, etc… Lo que se almacenaría en Tierra de Campos sería el nivel máximo de radiación y peligrosidad, que emiten las barras de uranio que sirven de combustible para las Centrales Nucleares, y que, ahora mismo, se almacenan en las propias Centrales, dentro de las piscinas.

Ese almacenamiento en superficie iría acumulando bidones de residuos que, lógicamente, al desprender calor, desprenden también gases que deben ser expulsados a la atmósfera a través de la pertinente ventilación. Pues bien, el proyecto que se publica en el BOE nos remite a varias torres de ventilación de 45 metros de altura, que emitirían día y noche los gases que para dentro de sí no quieren.

Desde mi palomar veo torres, muchas torres. De Iglesias mudéjares, románicas, y algunas casi caídas, pero las que nos traería el Cementerio Nuclear darían un toque al paisaje de mi tierra que no quiero ver; pero sobre todo, no quiero ver, ni imaginarme, el efecto de lo que por ellas saldrá expulsado al medio ambiente.

No me gustaría jugarme en una partida de mus el futuro de los pocos, o muchos, que sobrevivan a la desidia de los representantes políticos de mi tierra, pero parece que a ellos no les importa demasiado. Y digo esto, entre otras cosas, porque nadie nos ha explicado en qué consiste el Centro de Investigación Tecnológica que iría anexo al Almacén.

El BOE nos explica que “El proyecto complementa la función de almacenamiento de combustible gastado con la investigación y desarrollo relacionados con la gestión final de dicho material y tecnologías de protección medioambiental”. Mi pregunta de lego sería la siguiente: ¿qué hace falta para realizar esa investigación con ese material? Solo caben dos respuestas. O manipular el material, o generar el material; y aquí encontramos una nueva sorpresa, puesto que estos Centros de Investigación asociados a los almacenes, precisan construir y albergar un reactor nuclear transmutador, e instalaciones para el reprocesamiento y elaboración de elementos combustibles nucleares del reactor. En definitiva, nuevos riesgos de accidentes nucleares y escapes de radiactividad inherentes a su funcionamiento.

Lo que a uno más le fastidia es que, desde este palomar, no ha recibido noticia alguna que le explique en qué consiste el Centro de Investigación Asociado, en el que con toda seguridad trabajarán los tantos y tantos convecinos de Tierra de Campos formados en energía nuclear, e ingenierías diversas.

Lo que ocurre es que ese trabajo seguro que obtendrán mis amigos Pepe el Pastor, o Rogelio el segador, a los que diviso desde la ventana de mi palomar, durará 60 años. Parece mucho tiempo, pero no olvidemos que tenemos la responsabilidad de cuidar por el legado que dejaremos a nuestras generaciones futuras. Un legado que consistirá en que vean cómo se desmantela “el maná” caído del cielo que llegó a Tierra de Campos gracias a la extraordinaria habilidad de unos gobernantes de los que nunca más se supo desde que consiguieron el puesto de trabajo de “Coordinadores Generales de Tratamiento y Reciclaje de Combustibles gastados que no querían en las Comunidades que generaban mayor número de residuos”.

Un legado que era temporal, no por gusto, sino porque esa solución nunca ha sido la que los expertos han definido como la mejor, ya que los expertos del Ministerio de Industria abogan por los AGP (Almacenamientos Geológicos Profundos), es decir, excavados, no en superficie.

Todo esto da que pensar. Y con el gélido viento de una mañana de enero en Tierra de Campos pienso en porqué el ser humano es tan atrevido con la madre Naturaleza. Le debemos todo: el agua que bebemos, el aire que respiramos, la comida que comemos. Y además, ella misma cuida de nosotros, situando cerca de nosotros animales extraordinarios, cuya posible extinción a causa de la mano humana, será la que pueda servir para evitar disparates como el que nos quieren vender. Quizá sean las avutardas, o el aguilucho cenizo los que excluyan a Melgar de Arriba y Santervás de la carrera Nuclear, puesto que la propia normativa protege los espacios denominados como ZEPAS (Zonas de Especial Protección de Aves), o LICS (Lugares de Importancia Comunitaria), y las zonas cercanas a ellas. También los lugares de interés histórico-artístico, pero debe ser que a los alcaldes ya no les interesa el Camino de Santiago que pasa, curiosamente, por Santervás y Melgar de Arriba.

Sería toda una paradoja que los dos motivos fundamentales para no conceder a ninguno de estos pueblos la instalación del Almacén, y del Reactor, fueran unas aves por las que se han cobrado ayudas y subvenciones durante décadas, y un camino por el que se han construdio albergues, y promocionado pueblos.

La vida da muchas vueltas, y “cosas veredes, amigo Sancho”. Esto no ha hecho más que empezar, así que desde este palomar casi derruido, invito a la reflexión y anuncio: la próxima semana, hablaremos de Gobiernos…

ENRIQUE RÍOS ARGÜELLO, Abogado Colegiado nº 2499 del Ilustre Colegio de Abogados de Valladolid.